Articles, Blog

Wolf Creek 2005 Unrated


Esta película está basada
en hechos verídicos. Cada año, desaparecen
30 mil personas en Australia. El 90% de ellas son halladas
en menos de un mes. Algunas no se vuelven a ver jamás. Broome, Australia Occidental, 1999 ¿Viajas con dos chicas? – Sí.
– Dos, ¿eh? Será divertido. Ya lo creo. Firma ahí. Son fáciles cuando viajan.
Se sueltan, ¿eh? Un amigo mío las levanta siempre. – ¿Es todo?
– Sí. Buena suerte, campeón. No hagas nada ilegal. No, claro que no. – Envíame una postal.
– Cómo no. Hijo de puta. Qué idiota. ¿Es graciosa, no? – Me gusta. Mandaré esa.
– ¿Te parece? Sí. Sí. Sí. – ¿Cuánto demorará?
– No mucho. ¿Cuánto es no mucho? Ya casi está. Sí. – Sí.
– Está bien. Le gustas. No. – Sí.
– Te gusta a ti. Estaremos en un auto durante
tres semanas. No necesito: “¿Me lo estoy imaginando o está raro hoy?”.
Me volvería loca. Sí. Tienes razón. Pero es guapo. ¿Tendrá una novia en Sydney? ¿Por qué mentiría? ¿Porque es un hombre? No puedo creer que nos vamos. Lo sé. Parecen 2 años, no 2 semanas. – ¿Las llevo?
– ¡Me encanta! ¡Te pedí color violeta! Por $1500,
suerte que tiene puertas. – ¡Me encanta!
– ¿Y mis cosas? Nos te trajimos comida. Perdona. Creímos que nuestra gratitud bastaba. ¡Alto, alto! ¿Y la bebida? Tomamos una decisión.
Después de anoche, se acabó. Debemos salir temprano si queremos
llegar mañana por la noche. Es broma. Claro que traje. ¿Creíste que era una nazi? Tiene razón.
A las 9:30, en la cama. – Patrick, mucho gusto.
– Encantada. Buen apretón de manos. – Maravilloso.
– Pego fuerte. ¿Pegas fuerte? ¿Y por qué? – Lo haría si fuera necesario.
– ¿Si fuera necesario? ¡Tonterías! ¡Tonterías! Son pasadas las 9:30. Tengo un sabor horrible en la boca. ADVERTENCIA A VIAJANTES LA GRAN MARAVILLA
¡HURRA! Bueno. Quisiera cantarles una canción. Empezaré otra vez. Ahí va. – La amo
– ¡Ay, Dios! La amo, de verdad la amo Me hace sonreír todo el tiempo Cuando cocinas y limpias mi cuarto
Te amo, mamá Hace semanas
que toca la guitarra Y lo hace muy, muy mal Lo hace pésimo Una verdadera mierda No soy tan malo ¡Ay, Dios mío! Eso es fantástico. Es increíble. ¿Saben que están cerca de una zona
donde se han visto ovnis? – Kristy, en serio.
– Ya lo sé. – Te estás riendo.
– Estoy escuchando. Bien. – Te escucho.
– Vamos, dinos. No le hagas caso. Dime. Leí de un tipo que iba
por la carretera. Y ve una luz delante,
a unos 500 metros. Primero cree que es un camión porque
son luces brillantes, anaranjadas. Pero a medida que se acerca… …se da cuenta de que la luz está
a unos 10 metros del suelo, suspendida. Se asusta muchísimo. Luego oye un “¡crac!”… …como una explosión. Eso debía asustarnos. Sí, da miedo. Pero sí. Oyó un “crac”
como una explosión de un avión… …y despegó hacia el cielo… …como un cohete. Y en cuanto desapareció, su auto
se paró. En mitad del camino. Y hubo un silencio total. Y se quedó ahí sentado… …mirando las estrellas. En un lugar desolado. Sin motivo. Se paró. ¿Es verdad? Lo leí en “Planeta Solitario”. Te gotea algo por el labio. ¿Qué? Está bien, son mentiras. Vete al diablo. – ¿Qué es esta mierda? Para la tienda.
– Para la tienda. – Déjame. Empieza con la tienda.
– No, tú ocúpate de la tienda. No sé qué harían sin mí. No terminé eso. Perdona. Lo terminé yo por ti. – ¿Qué?
– No sabía qué hacer. ¿Está bien? Faltan 6 horas. ¿Quién maneja primero? – ¿Quién primero?
– No sé. Yo voy atrás. ¿Está bien? Iremos atrás. ¿Quieres manejar? ADIÓS A HALLS CREEK EMU CREEK, 35 KM
PRÓXIMA GASOLINERA A 800 KM Vaya, vaya. ¿Me das las llaves? Está bien, yo me encargo.
Gracias. Ningún problema. ¿Qué tal el pelo? Día 1. Diario del capitán. No hay señales de formas
de vida inteligente. Empiezo a dudar… Hola. – ¿Qué tal?
– ¿Qué tal? ¿Quieres saludar? Hola. – ¿Cómo te llamas?
– Graham. Mucho gusto, Graham. Yo soy Ben. – ¿Este también?
– Sí, amigo. Alguien se enamoró de ti. Sí, el empleado. Me pareció. Graham. Me parece que es mutuo.
¿Me equivoco? ¡Sabes que es verdad! – Déjame.
– Es cierto. Me parece fabuloso… …pero no la jodas porque es
sensacional. Si la lastimas, te mataré. Sugiero que lo pasemos bien y resuelvas
el asunto con tu supuesta “novia”. Cuando lleguemos a Cairns,
encontraré un tipo guapo para mí… …y todos nos divertiremos juntos. Está bien. Es una cosita de nada, ¿no? Podríamos partirlo por la mitad
rápidamente. Obsérvenme. Aquí viene el tuyo, amigo. Oye, amigo. Ven aquí.
Tengo una pregunta para ti. Bueno.
Ten eso. ¿Cómo están? Queremos ver si a tus amigas
les interesaría una orgía. Queríamos preguntarte
a ti primero. Sí, cómo no. Cabrón. ¿Qué dijiste? Dije… Dije que… …tienes una linda sonrisa. Dazza. No seas imbécil. Hasta luego, corazón. Adiós. Idiotas de mierda. Qué imbéciles. De verdad. Olvídalo, Ben. Debí aplastarlos. Debí partirle la cara. En serio. Qué mierda de tiempo. Sí, de pronto. Empieza la temporada de lluvia. Qué hermoso ahí, ¿no?
Esa línea que sale de las montañas. Es precioso. Ojalá no llueva. ¿Qué? Dije que ojalá no llueva. Va a hacer frío esta noche. Fantástico. Creo que empieza ahí. ¿Tenemos que escalar a la cima? Sí. – ¿Qué fue eso?
– Una roca. No hay nada aquí. Es fantástico. Llegamos. ¡El cráter de Wolf Creek! ¡El cráter! ¡Llegamos! ¡”Sendero para caminar”! – “Calcule tres horas”.
– ¡Tres horas! ¿Tres horas para meterse
en el cráter o para subir? – Supongo que hasta arriba.
– Subamos entonces. “Prohibido acampar. Ponga la basura
en el basurero y no haga fogatas”. Bien, vamos. – Gracias.
– Señora. Wolf Creek la espera. ¡Caramba! ¡Wolf Creek! ¡Caray! ¿Qué pasa con este tiempo? Quizá deberíamos llevar
el paraguas. Sí, definitivamente. ¿Qué quieren llevar? Esto sí. Todo. – Todo lo de la heladera.
– La comida. – ¿Y quién lo cargará?
– Tú. Todo eso. ¡Tres horas! ¡En marcha! Vamos. Esperen. ¡Hay popó por todos lados!
¡Estamos en el planeta Popó! ¡Otra calavera! ¡Miren! Hay huesos. Dios mío,
hay huesos por todos lados. ¿Qué haces? No llueve tanto. Sí. Hace un frío terrible
y no traje un suéter. – ¿Dónde cayó el meteorito?
– En el medio. ¿Se metió en la tierra? Miren qué hermosura. ¡Vamos! ¡Arriba! ¿Estás bien? Caramba, es verdaderamente
impresionante. Es uno de los cráteres
más grandes del planeta. Dicen que la explosión
por el impacto equivaldría a… …200 bombas nucleares juntas. Lo descubrieron en 1947
explorando en busca de petróleo. Imaginen ser el primero en verlo. Sigamos. ¿Van bien? Esto es sensacional. – Sí, gracias.
– Es fantástico. Eres un amor, ¿no? Me encanta. Sí, es estupendo. Perdona, no sabía. Aclarará en un par de horas. Vuelvo enseguida. ¿Adónde vas? ¿Por qué habrá caído
el meteorito aquí? ¿En este lugar y en ningún otro? Quizá lo atrajo algo en la tierra. Como cuando cae un relámpago. ¿Sí? – Hola.
– Hola. Impresionante. Me preguntaba cómo sería eso. ¿Kris? ¿Qué hora es? No sé. Se paró el reloj. Parece las cataratas del Niágara. – ¿Tienes hora?
– No, no funciona. Diría que son las 7:00. Nos queda una hora de luz.
Llegaremos bien a Halls Creek. El reloj de Kristy también se paró. No te creo. ¿En serio? Sí. ¿Seis y media? ¿Serán las baterías? ¿Tienes las llaves? Hay que calentarlo primero. – Qué tiempo raro, ¿no?
– La verdad que sí. Hasta pronto, Wolf Creek. – ¿Qué pasa?
– No sé. ¿Dejamos las luces encendidas? ¿Está en primera? Prueba otra vez. Carajo. Bien. Mierda. Abre el capó.
Debe ser la batería. ¿Sabes qué estás buscando? ¿Se lo dirás a Liz? Creo que ya lo sabe. Veré qué podemos hacer. ¿Oíste eso? ¿No dejaste las luces encendidas, verdad? No. ¡Carajo! Parece que pasaremos la noche. ¡Esto está jodido! ¡Perra! ¿Crees que signifique algo? Digo… …¿que los relojes
y el auto no funcionen? ¿Qué quieres decir? Bueno, lo que les contaba
anoche sobre los ovnis… …y cuando estaban cerca… …pues, las cosas dejaban de funcionar. Podría tratarse de lo mismo. No creo que necesitemos
hablar de eso ahora. Está bien. Hay algo allá. No es un hombre. No, vi luces. ¿Dónde? Justo ahí. Ahí. ¿Qué diablos? No, no. Carajo. ¿Qué? – Podría ser un auto.
– Podría no ser un auto. Eso no parece ningún auto. – ¡Mierda! Viene hacia aquí.
– Viene hacia aquí. Mierda. Carajo. Carajo, viene hacia aquí. ¿Deberíamos correr? No, no. ¡Quédense en el auto! No se muevan. Tranquilas, es un auto. ¿Cómo sabes? ¡Es un condenado auto! ¡Mierda!
Puedo oír el motor. ¿Qué rayos hacen aquí?
Casi me matan del susto. Creímos que eran extraterrestres. Bueno, ella. Hola. Estaba lloviendo y estaba
por volver. Suerte para Uds… …que decidí quedarme un rato más. Sí, ya pensábamos pasar
la noche aquí. Los sacaré de aquí prontito. ¡Vamos, maldita bujía! – ¿Adónde van?
– A Darwin. Luego a Cairns.
Nos dirigimos ahí, en realidad. – Un viaje largo.
– Sí, demasiado largo. Británicas, ¿verdad? – Sí.
– Así es. Ben es australiano. ¿Sí? ¿De dónde eres? De Sydney. La capital australiana de putos. Estoy jugando contigo, Tigre. Nunca estuve ahí. Suerte que viajan con un hombre.
Más vale prevenir. La batería está bien. Te dije que todo saldría bien. Lo sé. Es comiquísimo. Se parece
a ese personaje “Cocodrilo” Dundee. Sí, es muy gracioso. Eres australiano,
¿por qué no hablas como él? ¿Quieren la mala noticia?
¿O la noticia muy mala? La bobina se arruinó.
Cacto. No irán a ningún lado. ¿Qué podemos hacer? Lo mandé revisar antes de partir. Hay un modo de solucionarlo. Se saca la vieja,
se inserta la nueva. Solucionado. La buena noticia es que tengo
el equipo para hacerlo. El problema es que está
en mi campamento. Podría remolcarlos, arreglarlo
esta noche y pueden irse mañana. O alguien pasará por aquí.
En algún momento. Decídanse porque debo
ponerme en marcha. – Sí, gracias.
– Gracias. ¿Qué quieren hacer? Más nos vale. No lo arreglará gratis.
¿Y si quiere 200 libras? – O mil, no sé.
– Tranquila. Averigüemos si quiere dinero. Yo no tengo mucho efectivo. Yo tampoco. Ni yo. Obviamente. Que nos remolque al pueblo
y que alguien lo arregle ahí. Sí. Está bien. Pregúntale tú. Anda, es una cosa de hombres. Sí. ¿Por favor? Es una cosa de hombres. – ¿No necesitabas ayuda?
– No, estoy bien. Tiene su truco. Sé que es lejos… …pero las chicas preguntan
si puedes remolcarnos al pueblo. Quiero ayudarlos, pero no hacia allá.
Como gusten, pero yo voy al sur. – Al sur.
– Sí, al sur. Uds. Quieren ir al norte.
Yo voy al sur. – Es un problema.
– Un problema, sí. Dime… …esa bobina y todo lo demás. ¿Cuánto costaría?
Si nos haces todo eso. No soy un usurero.
¡Por supuesto que no te cobraré, tonto! ¿Oyeron eso? “¿Cuánto?”. ¿Estás seguro? Dios mío, me haces reír. Debes mantener a las chicas divertidas. A mí me diviertes muchísimo. Les diré a las chicas
que se preparen. – Esa es una buena idea.
– Sí, una buena idea. – Andando.
– Andando. Hurra. ¿Dónde dijo que era? Al sur. Parece que llevamos horas viajando. No debe ser lejos. Dijiste eso hace una hora. Digámosle que nos
deje aquí entonces. Todo está bien. Dijo que era
un buen trecho, ¿no? Todo está bien. COMPAÑÍA MINERA NAVITHALIM Debe ser una operación minera. Parece una ciudad fantasma. Llegamos. Gracias a Dios. Adonde sea que llegamos. Hay mucha agua si quieren. Gracias. Justamente nos hacía falta. Salud. No hay nada mejor
que el agua de lluvia. Este lugar es increíble.
No puedo creer que lo abandonaron. Hay muchísimos lugares así
en el interior que la gente olvidó. Una ciudad se perdió en una
tormenta de polvo en los años 40. La gente se fue y ya. Algunos se perdieron
en sus propias granjas. No hallaron una salida. ¿En su propiedad? Eso es increíble. Hay una propiedad que cruza
tres estados. Lleva seis días atravesarla. ¡No! Yo… trabajaba ahí antes. – ¿Qué hacías?
– Era capataz. Eliminaba alimañas. Canguros, caballos, búfalos,
jabalíes, lo que fuera. Usaba veneno en vez de disparar. Sí, iba en los helicópteros. Volaba sobre un rebaño de búfalos
y eliminaba 50 en una tarde. Gasté… …cinco cerrojos
de una. 303 en un año. Ahora, los jabalíes
es otra historia. Te acercas, mandas a los perros
y luego lo matas con el cuchillo. Metes el cuchillo mientras
el jabalí pelea con los perros. Hay que ser rápido o te arranca
las tripas con el colmillo. ¡En seco! Una vez vi a un jabalí arrancarle
la cabeza a un Pit Bull. Las patitas agitándose. – La pura verdad.
– ¿La pura verdad? Eso fue lo que dije. La pura verdad. Vaya. Pobre animalito. Dime… …¿dónde vives? Voy de aquí para allá.
Nunca se sabe dónde podría aparecer. Te debe encantar la libertad. ¿Qué? La libertad. Te debe encantar. Estar en contacto con la naturaleza. Puedes… …recorrer el campo. Decir cosas como: “Eso no es un cuchillo,
esto es un cuchillo”. ¿A qué te dedicas? ¿Ahora? Podría decírtelo.
Pero luego tendría que matarte. No matas canguros, ¿verdad? Hago un favor a la gente eliminando
algunos. Están por todos lados. Como los turistas. Excusez-moi. Te toca a ti. Bien hecho. Hay mujeres aquí. Bueno… …les avisaré cuando esté listo.
¿De acuerdo? – Gracias.
– Ningún problema. Gracias. “Pero luego tendría que matarte”. ¿Qué? ¿Viste cómo te miraba? Quería impresionarnos con
sus cuentos de “gran cazador”. Nos hace un favor. No le gustan
tus bromas a costa de él. En serio. Que arregle el auto y ya. Eso hacemos. Tranquila. ¿Estás bien? Bien, gracias. Gracias otra vez por ayudarnos. Ningún problema. Sería fantástico partir
cuanto antes. Ningún problema. ¿Ben? Aleja el helador de la fogata. Ben. ¡Por favor, no me mates! ¡Por favor! ¡No! ¡Por favor! ¡No me mates, por favor! ¡No! ¡No me mates! No pasa nada cuando el cerrojo
está abierto. Ay. ¡La mirada en tu condenada cara! ¿Por qué haces esto? ¿Por qué? ¡Por favor! ¡Si me dejas ir,
no le diré nada a nadie! ¡De verdad! ¡Te lo prometo! Tranquilízate.
Escucha al tío Michael. Vamos. Ya te lo dije. Siempre uso forro con Uds., putas. No sé por dónde anduviste. ¡No te me acerques! ¡Vete al carajo! ¡Fracasado de mierda!
¡Maldito fracasado de mierda! Muchas gracias. ¿Sabes cómo sé
que no le dirás nada a nadie? ¡Carajo! ¡Por Dios, Mick! Regla No. 1: Extingue el fuego. ¡Carajo! ¡Maldita sea! Shh… Kristy. ¡Por favor! ¡Cállate! ¿Dónde está Ben? Kristy, tienes que callarte.
¡Por favor! Sigues despierta, ¿eh? El hombre es tonto. Cuatro horas para sacar esas putas
partes y ahora todo se quemó. ¿Qué te parece? Bien. ¿En qué íbamos? Ah, sí. Juguemos. ¿Sí? Te gusta jugar, ¿no? ¿Te gusta jugar, no?
¿Te gusta jugar? ¿Ves a esa perra estúpida ahí?
A ella le encantaba. Mientras duró. Unos buenos meses. La pasamos muy bien juntos.
¡Hasta que perdió la cabeza! ¿Qué tal si te corto las tetas? Te cortaré las tetas. Las putas extranjeras son
todas iguales. Debiluchas. ¿Cómo carajo saliste? Pierdes el tiempo. No está cargada. Sólo pongo una en la cámara. ¡Suéltala! ¡Ahora! ¡Aléjate de ella! ¡Ahora! Escucha, Lizzie. Un rifle en las manos equivocadas
puede ser muy peligroso. ¡Dame el maldito…! ¡Mátalo! ¡Mátalo! ¡Arranca! ¡No! ¿Adónde vas? ¿Adónde vas? ¡Arranca! ¡Sujétate a algo! ¡Arranca! ¡Sigue! ¡Sigue! ¡Mierda! ¡Ay, mierda! ¡Mierda! Ven. – ¡Empuja!
– ¿Qué? Verá las luces que caen. Sígueme. ¿Bromeas? Vamos. Va a revisar los restos. Vamos. ¡Carajo! Mató a esa persona. ¿Viste a Ben? Estuvo viva durante meses. Tenemos que movernos. Iba a hacernos lo mismo. – No podemos ir para ahí.
– Verá que no estamos. Lo sé. – Debe tener más autos.
– No volveré ahí. Estamos en el quinto infierno.
Necesitamos un auto. Vamos. Espera. Espera. Espera. – ¿Estás bien?
– Necesito recuperar el aliento. – ¿Estás bien?
– Sí. Tranquila. Escucha, Kris. Tendrás que esperar aquí un minuto. – Sólo 5 minutos.
– ¡No me dejes, por favor! ¿Y si me agarra otra vez? – No. No te agarrará otra vez.
– ¡No me dejes! ¡Por favor! No te agarrará otra vez. Espera aquí 5 minutos.
Puedo ir más rápido sola. ¿Sí? Escucha. Mira. Si no regreso en 5 minutos,
ve hacia allá. Llegarás a un camino. Yo te alcanzaré. Lo haré más rápido sola. ¡Volveré! ¿Está bien? Cinco minutos nada más. Tranquila. ¡No vayas! Tranquila. ¿Y si me agarra otra vez? No te agarrará otra vez,
¿de acuerdo? Escucha. Escucha. Espera aquí. Apúrate, por favor. ¡Mierda! ¡Ay, Dios! ¿Ben? Excelente. Nunca vi nada más bonito.
Ah, bella, bella. Vamos. – Estoy seguro que arreglamos esto.
– No estoy de humor para bromas. – ¿Qué tal, amigo?
– No muy bien. Mick. ¿Qué esperas? Vive en el campo.
La gente del campo es amistosa. – ¿A qué te dedicas?
– Un poco de esto, un poco de aquello. – ¿Tienes sed?
– Sí. No hay nada como el agua de lluvia. No hay señales de formas
de vida inteligente. – ¿Quieres saludar? ¿Cómo te llamas?
– Graham. Mucho gusto, Graham. Yo soy Ben. – ¿Este también?
– Sí, amigo. Como dijo tu amiguito antes: Eso no es un cuchillo. Esto… es un cuchillo. Vamos. Vamos, Lizzie. Cálmate. Eso no te matará. Yo tengo una bala en el cuello
y no me quejo. Tendré que hacer algo, Lizzy. Para que no trates de escaparte,
¿sabes? Es un truco que usaban en Vietnam. Para sacarle información
a los prisioneros. Para que no se escaparan.
¿Estás conmigo? ¿Estás conmigo?
¿Entiendes lo que digo? ¡Ahora, eso! ¡Eso es por destrozar
mi camión, perra! Ahora… Este procedimiento… …se llama “cabeza en un palo”. Porque una vez
que tienes rota la columna… Eso es lo que eres: Una cabeza en un palo. Bien. Hablemos de tu amiguita… …Kristy. ¿Liz? ¿Liz? ¿Qué pasó? ¡Santo Dios! Voy por una manta.
Te conseguiré ayuda. ¡No! ¡No! ¡No! ¡Vamos! ¡Muévete! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Muévete, carajo!
¡Muévete! ¡Carajo! ¡Vamos! ¡Vete al carajo!
¡Vete al carajo! ¡Infeliz! ¡Ay, carajo! ¡El ganador! ¡Socorro! ¡Dios mío! ¡Creo que está vivo! Hay que sacarlo de aquí. A pesar de intensas búsquedas… …jamás hallaron a Liz Hunter
ni a Kristy Earl. Las primeras investigaciones
fueron desorganizadas… …obstaculizadas por la confusión
sobre el lugar de los crímenes… …la falta de pruebas físicas… …y la inestabilidad del único testigo. Después de 4 meses detenido… …Ben Mitchell quedó libre
de sospecha. Vive en el sur de Australia. :::SUBS BY: MATADOR:::

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *